En Agosto de 2019 nos encontrábamos en el norte de Argentina ya planeando movernos, despues de estar viviendo en un clima seco y con tanta amplitud térmica decidimos irnos al calor y a la playa, empezamos a buscar voluntariados mediante Helpx, donde teníamos una membresía, encontramos uno en la Isla Fernando de Noronha. Realmente una Isla paradisíaca, en el norte de Brasil, ni lo dudamos y entramos en contacto.

Fue así que entablamos conversación con una familia, ellos eran Amanda, Micky y su hija Linda de 6 años.

Nosotros no hablábamos portugués y ellos tampoco español, fue por eso que nos comunicábamos en ingles.

La primera vez que nos comunicamos aún todavia no teníamos planeado totalmente irnos a Brasil por lo tanto la conversación quedo en espera.

Cuando pasaron algunas semanas y finalmente decidimos comprar los vuelos a Brasil, nos comunicamos con ellos y nos comentaron que aún había posibilidad de ir al lugar.

Nos enviaron un formulario para que completemos nuestros datos.

Nos ofrecieron trabajar 4 horas por día, 5 días a la semana, a cambio de alojamiento en habitación privada y todas las comidas. Para los que no conocen Fernando de Noronha, se llega únicamente en avión y reciben turistas de forma limitada, pero no había problema porque ellos por ser habitantes de la Isla nos daban los pasajes, es decir solo necesitábamos viajar hasta Recife (Brasil).

En el medio de la conversación nos preguntaron si sabíamos surfear, ya que ellos tenían una empresa de surf para niños y querían que los ayudemos. Les dijimos que no sabíamos surfear. Pero no había problema porque ellos nos ofrecían realizar un curso de surf, en Natal, previo a llegar a la isla.

Fue así que en septiembre nos fuimos a Salta, y desde Salta un vuelo hacia Misiones, donde pasamos 10 días recorriendo el lugar y desde Puerto Iguazu nos tomamos un colectivo a Foz do Iguazu para tomar nuestro vuelo (entérate como viajar a Brasil de una forma más económica en este articulo).

Cuando nos encontrábamos en Puerto Iguazu, además del voluntariado, nos ofrecen si queríamos darle clases de español a un amigo de ellos que tenía una cadena de hoteles en la isla, y además traducir su página web a español.

Es así que aterrizamos en Natal, allí nos encontramos con el “Surf Team”, ellos nos daban alojamiento y el curso. Debíamos abonarlo nosotros y luego al llegar a la Isla  nos devolvían todo el dinero. 

Nos encontramos con Pedro, nuestro instructor

El primer día nos dejo en el departamento, nos dio instrucciones acerca de como serían nuestros días, como debíamos alimentarnos, dormir temprano para estar bien descansados para realizar el curso.

Ese día nos surgió un problema que era que la única manera de realizar el pago era con tarjeta de débito, no teníamos suficiente efectivo para pagar el curso, por eso nos comunicamos por llamada con el dueño de la empresa de surf para poder resolver como pagar.

Es así que nos dijo que no había problema, que Pedro nos llevaba a un supermercado y realizábamos una compra por el total del curso, él decidió comprar gift cards.

Luego nos dejo en el departamento para que almorcemos y nos pasaba a buscar en taxi para llevarnos a recorrer distintas playas de Natal.

MEGA SURF NATAL

 Al otro día, a la mañana bien temprano, nos pasó a buscar para empezar con nuestro curso de surf.

Llegamos a la playa, y nos dirigimos a un parador, dónde tenía guardada la tabla de surf, nos compró un agua de coco y comenzamos con la parte teórica y entrada en calor. Y así nos fuimos al agua, a empezar a surfear.

MEGA SURF NATAL

Luego de terminar con nuestra clase, almorzamos en el mismo parador y de ahí nos llevo al departamento para que descansemos.

La noche anterior a que vayamos a empezar el curso, se comunica con nosotros Amanda, para consultarnos si podríamos hacerle algunas compras, ya que ellos estaban en la Isla y no solían ir a la ciudad, luego el dueño de la empresa de surf, amigo de ellos, se la enviaba en un vuelo.

Fue así que fuimos y las compras fueron varios electrodomésticos.

El último día nos piden si podíamos ir a una farmacia, ya que ellos tenían un proyecto de niños y necesitaban realizar una compra.

Pasamos unos excelentes días recorriendo Natal y arriba de la tabla.

Y nos dieron un certificado, el cual nos habilitaba a ayudar con las clases en Fernando de Noronha, y seguiríamos allí practicando.

MEGA SURF NATAL

Todo el día en comunicación con Amanda, Micky y Linda, quienes cuidaban de nosotros, ya que desconfiaban de Natal, por ser una ciudad tan grande, principalmente porque ellos venían de Rio de Janeiro y se fueron a vivir a Fernando de Noronha en busca de tranquilidad.

Luego de esos días, para nuestra seguridad nos dieron la posibilidad de que vayamos a Porto de Galinhas, un pueblo a varios km de Natal, a pasar el fin de semana y conocer este increíble lugar, ya que luego el vuelo era desde Recife, a pocos km de Porto de Galinhas, en todo momento nos decían que guardemos los tickets, ya que luego nos reintegraban todo (nunca desconfiamos ya que vivir en Fernando de Noronha implica que para ser habitante tengas una empresa y además solventar grandes gastos todo el tiempo).

Ellos nos indicaron a que hotel ir en Porto de Galinhas. Por lo tanto desde Natal debiamos tomar un colectivo a Recife y desde Recife una Van hacia Porto de Galinhas.

Caos en el trasporte de Recife

Llegamos a Recife despues de 5 hs de viaje. La terminal queda muy lejos de la ciudad. Desconocíamos. Solo se podía pagar en efectivo y teníamos 15 reales en en la billetera, sabíamos que el próximo colectivo para llegar a destino final se podía tomar desde el aeropuerto. Fuimos hacia allí, era la mejor opción, 7 reales menos. Arriba del colectivo le consultamos a una mujer si nos hacía el favor de avisarnos cuando lleguemos al Aeropuerto y de paso nuestra situación. Caras de misión imposible, todo el colectivo empezó a hablar y tratar de ayudarnos, la única traba era el idioma, nosotros no hablamos portugués y nadie hablaba español o inglés. Sin datos móviles. Momentos en los que se viene ese «Esto elijo?».
Hasta que apareció Hugo, que con un habla muy lenta nos hizo entender que vayamos con él. Confiamos. Nos acompaño 40km, 1 metro y 2 colectivos, todo gratis por el sistema de «integração». Desde allí el tomaba su camino, lo sabíamos pero estábamos tranquilos porque el plan era un Uber y pagar con tarjeta. Llegamos, no funciono la forma de pago. De nuevo esa imagen mental, adrenalina, suspiros. Supo como resolver, nos dejó en manos de otro vecino Brasilero y nos regaló 4R + por las dudas. 20km mas en otro bus gratis en manos de nuestro nuevo compañero pero no era Hugo que ya era un hermano. Supo elegir, nos esperó hasta que tomamos la última van para hacer los últimos 8km del recorrido por 7R. Los 4R de Hugo fueron un agua de coco.
Llegamos.

Ya estamos en Porto de Galinhas

El horario planeado de llegada se retraso demasiado, no esperábamos que iba a ser tan largo el viaje desde Recife, y nuestra familia anfitriona de Fernando de Noronha estaban muy preocupados porque hacia tiempo no nos comunicábamos. 

Paso el sábado y paso el domingo, con increíbles días y playas, realmente paradisíaco, sentíamos que estábamos viviendo en un sueño.

Llegó la mala noticia

El lunes debíamos viajar a Fernado de Noronha y nos avisan que su hija se encontraba muy mal, ya cuando habíamos llegado a Natal nos habían dicho que estaban yendo a un hospital porque su nena tenía fiebre y finamente el domingo le confirman que era Dengue. Por lo tanto retrasaban nuestra llegada una semana.

¿Y ahora qué hacemos?

Decidimos hacer Couchsurfing (Si no lo conoces en este artículo te dejamos toda la info.)

Allí conocimos a Ian quien nos hospedo en su casa, nos presto snorkel, pasamos unos días increíbles. Y el último día antes de irnos a la Isla decidimos irnos a un camping en Maracaipe.

Finalmente nos comentaron que su hija seguía muy mal pero que no había problema que paguemos un hospedaje por esa semana, que luego nos devolvían todo el dinero.

Fue así que nos fuimos a un hostel, y seguimos disfrutando nuestros días de playa.

Paso otra semana más y la hija se sentía cada vez peor, nosotros llevábamos gastando demasiado dinero entre el curso de surf, hospedajes, transportes comida, y nos empezamos a preocupar.

Apareció otra persona

Un día mientras nos encontrábamos en el hostel se comunica con nosotros un chico de España, que se encontraba en nuestra misma situación, y esto lo sabía, ya que cuando hablábamos para hacer Couchsurfing les decíamos que estábamos  esperando para ir a hacer un voluntariado a la Isla Fernado de Noronha.

Fue así que nos manteníamos en contacto, ambos teníamos la misma historia.

Siguió pasando el tiempo

El tiempo pasaba así que decidimos buscar voluntariado mientras esperábamos para ir a la isla, ya que veíamos que la situación se complicaba.

Después de un mes, con idas y vueltas, nos decían un día que podíamos viajar y al otro día nos cancelaban. 

Decidimos cancelar el voluntariado por parte de ambos y que nos devuelvan el dinero por transferencia.

Nos fuimos a Pipa

Cambiamos de lugar, renovamos energías, viajamos a Pipa y ese día ibamos a recibir la trasferencia, pero eso nunca sucedió, perdieron contacto con nosotros, con el chico que conocíamos de España también y terminamos de confirmar que fue una ESTAFA.

Por eso despues de esta experiencia les queremos transmitir que cada vez que se contacten con anfitriones tomen todas las precauciones posibles, en este caso Helpx, la pagina con quien contactábamos no se hizo cargo de nada, ni siquiera tuvimos respuesta de nuestra situación.

Y estas estafas pueden seguir sucediendo.

Los alentamos a que nunca dejen de soñar y vivir estas experiencias y les repetimos que siempre pasan más cosas lindas que malas, pero mejor estar prevenidos.

La verdad que nunca ibamos a pensar que una estafa se iba a encontrar en una pagina de viajeros.

Es así que despues de un mes en Pipa decidimos viajar a Argentina para trabajar la temporada de verano y recuperar el dinero perdido.

Compartir:

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *