¿Qué bolsa de dormir elijo para mis travesías?

El descanso en la montaña es un factor muy importante para estar al 100% durante la siguiente caminata y poder rendir al máximo. La bolsa de dormir es fundamental ya que se encarga de retener el calor que generamos con nuestro cuerpo, es decir, se forma una capa de aire entre nuestro cuerpo y la bolsa y lo calentamos con el calor que despedimos de nuestro cuerpo. 

Hoy en día el precio de las bolsas de dormir es elevado por lo tanto creemos necesario como primer paso considerar, según los objetivos de cada uno, si comprar o alquilar una bolsa. 

Si por ejemplo no acostumbras a hacer montaña o ir a campings y elegís una travesía de montaña ocasional es conveniente alquilar una bolsa acorde para esa travesía.

Los principales elementos a tener en cuenta son: 

Peso: La bolsa se carga en la mochila y al pasar las horas de caminata su peso se siente cada vez más. Hasta 2 kgs es un buen peso.

Compactación: Es uno de los elementos más abultados de la mochila por lo tanto el volumen que ocupe es importante. La misma se puede mejorar con una bolsa de compactación que pueden comprarse en cualquier local de montaña, si es que la bolsa no la incluye.

Permeabilidad: Cuánto condensa. En la montaña es fundamental mantenernos secos para un buen descanso.

Tipo de material: ¿Pluma o sintético? Si bien la pluma era una novedad debido a su increíble combinación de alto nivel de retención de calor, compactación y peso, hoy en día muchas bolsas de sintético llegan a la mismas prestaciones que la pluma siendo más baratas. Si creemos que es necesario que sepas que la pluma conlleva un mayor cuidado a la hora de limpiarlo y que si se moja pierde capacidad de retención de calor y tarda mucho en secarse.

Si optas por pluma tené en cuenta el fill power, propiedad que define la capacidad de retención de la pluma al expandirse (a mayor número mayor capacidad) por ejemplo 600, 700, 800 cuins. Si tiene algun tratamiento repelente de agua y la cantidad de gramos de plumas (A mayor cantidad mas retención).

Forma: Rectangular o momia. La primera es más amplia lo que permite una mayor movilidad pero a la hora de retener calor lo hace con menos efectividad. La segunda tiene capucha en la que podes encerrarte como en un sarcófago y su retención de calor es óptima (Se pierde un 70% de calor por la cabeza)

Tamaño: Como mencionamos anteriormente nuestro cuerpo se encarga de calentar la capa de aire que se genera entre nosotros y la bolsa por lo tanto mientra más ajustada a nuestro tamaño corporal sea retendrá calor con mayor efectividad.

Rango de temperatura: ¿Cuál mirar? Primero los definimos:

Temperatura de Confort: es la temperatura en la que un individuo de sexo femenino puede dormir sin la necesidad de ropa adicional y sin sentir frío. En general el hombre tiene una  mayor capacidad de retención del calor por lo tanto a esa temperatura puede agregarle unos 2º o 3º más. La temperatura confort es la que se debe mirar al elegir una bolsa. Si nuestras salidas a la montaña serán en climas fríos, en invierno o a gran altura esta temperatura deberá ser al menos de -5º.

Temperatura de límite inferior o de transición: es la temperatura límite en la que un individuo de sexo masculino puede dormir sin tener que abrigarse, sin temblar y sin despertarse durante ocho horas en una posición curvada (o fetal, ayuda a mantener más el calor corporal).

Temperatura extrema: es la temperatura en la que una mujer de peso 60 kgs puede permanecer al menos 6 horas sin riesgo de sufrir hipotermia. Cuando se alcanza la temperatura extrema no se puede conciliar el sueño y el cuerpo es incapaz de descansar.

Desayuno observando el amanecer dentro de la bolsa

TIPS

■ Un buen aislante ayuda al confort y nos aísla de la temperatura del suelo evitando la pérdida de calor por conducción

■ Guardar la bolsa de dormir dentro de su bolsa sin enrollarla, solo empujándola «desordenada»

■ Llevarla siempre dentro de la mochila y no colgando por fuera

■ La bolsa de dormir no sólo se utiliza para dormir dentro de la carpa. Recomendamos pernoctar modo vivac (a la interperie). Además desayunar mirando el amanecer dentro de la bolsa nos mantiene calientes.

■ Utilizar la bolsa de dormir para resguardar baterías y artefactos electrónicos ya que el frío las descarga.

■ Si en alguna ocasión tenemos ropa húmeda (No demasiado) que queremos secar en la noche podemos ponerla en los pies, dentro de la bolsa de dormir, para secarla con el calor de nuestro cuerpo

Compartir:

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *