Vas a intentar cambiar todo lo que haces, vas a salir a descubrir el mundo, te lo vas a querer comer, cada vez te vas a sentir más gigante porque te vas a dar cuenta de que todo es posible, vas a entender que todo está conectado y que hay algo que tiende a que todo te salga, todo lo que te propongas va a llegar y ahí te vas a creer invencible pero no, primero hay que aprender a hacerse chiquitito.. ¿Podrías decirle a tu círculo preciado que dejas tu segura vida actual por ir a limpiar un baño todos los días? Si, son los desechos de los demás, eso que tal vez ni la tierra quiere.. previo ni vos lo vas a querer digerir, el pequeño inteligente cerebro te va a empezar a recordar y te va a querer convencer de que la vida que llevas está llena de todo, pero claro, te está queriendo convencer de algo, el sabe como filtrar la información para que traigas de las escondidas solo la que te va a tirar a quedarte. Seguro tengas todas las ecuaciones hechas, si esto sale mal tengo este backup dividido el ingreso que me daría si, multiplicado por la casa de mis papás elevado a la comida de la abuela. Te criaste con todas las respuestas, siempre tuviste una, que mas o menos resolvió la cuestión de la vida piloto que llevabas, pero, ¿Sabías que esa respuesta tal vez no sea aplicable en el ambiente incierto del hoy? Por eso, acordate que primero hay que permitir hacerse chiquitito..

Te vas a encontrar haciendo cosas que para tu cabeza era «lo que hace la gente que no le queda otra».. de repente es una herramienta para que veas que el mundo quiere que cumplas tus sueños, y ahi te encontras, un cif, un desinfectante y un trapito, cerras la nariz y los ojos, querés que ese segundo sea vapor, pero cuando los abrís te sentís en el paraíso, 20 horas del día para el baile de endorfinas, cortisol, canabis cerebral, extasis, energia de niño, pero acordate, primero tenes que saber hacerte chiquitito..

Y una vez que lo veas tenés que permitirte hacerte chiquito, contale al mundo lo que vivís y cómo lo vivís, por más que eso te haga mas chiquitito aún, porque es lo que más gigante te va a llevar a ser.

Flexioná esas rodillas hasta que estén por explotar los ligamentos, reventate los glúteos contra los talones, exprimí el pecho contra los cuadriceps al abrazarte las piernas y asi haciendote pequeñito utiliza toda esa energia acumulada para pegar el salto más grande de tu vida que te llevará a la galaxia donde no hay gravedad, se flota y ahí es donde vas a ver el mundo desde lejos, ahí vas a tener la perspectiva más inmensa de todas. Presta atención, mira con detalle.. 

Si… lo viste ¿Es casi invisible no? Ese hilito imperceptible desde allí abajo, ese hilito que conecta todo lo que existe, lo que se percibe y lo que no. Ahora te toca bajar, es tu turno, es tu hora de contarle a los demás lo que viviste, es tu turno para contagiar que todo lo que hagamos repercute en lo demás, es tu turno de cambiar.

Pero acordate, primero hay que saber hacerse chiquitito.

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *