Hoy estaba en la habitación, veo la ventana sucia y pienso..
Cuando miramos por una ventana observamos el mundo exterior. De acuerdo al 𝒍𝒖𝒈𝒂𝒓 donde nos encontremos o nos queramos encontrar vamos a observar un paisaje distinto. Si queremos tener una mejor visibilidad debemos mantener esa ventana limpia, es solalmente proponernos limpiarla cada día. Si queremos introducirnos mejor en ese paisaje, sentir el aroma,la temperatura debemos 𝒂𝒃𝒓𝒊𝒓𝒍𝒂, generalmente esa ventana abre hacia adentro y la cubrimos con una persiana en el exterior y una cortina en su interior. Existen ventanas de distintas formas y tamaños, y sobretodo cada persona que mira por esa ventana va a observar un paisaje distinto, va a hacer foco en algo distinto, lo va a ver en un momento del día distinto. Quizá sea fácil mirar por una ventana y ver el mundo exterior, lo hacemos habitualmente o lo hacemos sin pensarlo. ¿Y el mundo interior? ¿Somos capaces de mirar hacia nosotros mismos? ¿Pensamos,imaginamos en que lugar nos gustaría despertar, caminar y vivir?.
Si queremos tener una mejor visibilidad de lo que queremos ¿Nos detenemos? ¿intentamos descubrirlo?.
¿Nos abrimos hacia nuevos caminos o nos quedamos en nuestra zona? ¿Algún dia nos proponemos dar un giro 360° y abrir esa ventana hacia afuera? ¿Sacar esa persiana que no nos deja conocer otro rumbo? ¿Abrir esa cortina y conocernos?
¿Aceptar que cada persona ve con ojos diferentes?.
Seamos esa ventana que anhelamos ser, decidamos cuando abrirla, cerrarla o cambiarla. No olvidemos que a veces el vidrio se estalla, se rompe, y cuando eso sucede 𝑺𝑬 𝑪𝑨𝑴𝑩𝑰𝑨

Compartir:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *